jueves, 7 de enero de 2010

SOCIEDAD DE LA APARIENCIA



"Lo importante es parecer más que ser". Quizás esta frase -que se escucha con frecuencia- sintetiza bastante la filosofía que define el mundo actual, así como no pocas veces nuestras relaciones y formas de actuar y pensar en lo cotidiano. Y si bien la apariencia en sí, como característica general, no deja de ser importante, pues lo interno siempre -tarde o temprano- se refleja en lo externo, lo peligroso es que se está volviendo el eje de nuestro sistema de valoración.
Al convertirse en norma fundamental de la construcción de la sociedad, de nuestras relaciones y de nuestra misma persona, estas quedan sustentadas en cimientos superficiales y efímeros, con consecuencias imprevisibles. Sobre todo, si la imagen no corresponde con la realidad, sino que es algo creado (consciente o inconscientemente) para un fin.



La apariencia, la imagen, son factores relevantes en varios campos pero no se puede vivir de ellos, como tampoco se puede de recuerdos, glorias pasadas o "tiempos mejores" que dejaron de ser actuales. Tarde o temprano la máscara cae y los invitados de la fiesta -léase nuestro entorno- terminan por conocer el verdadero rostro, aquel oculto detrás de las imágenes.

Podemos terminar viviendo por las apariencias, pues hoy en día son muchos los que insinúan que lo importante más que ser es el "parecer" ante la sociedad y los diferentes ámbitos de la vida.

Es la forma que se viene propagando para ganar status y respeto; es decir, "parecer" honesto, "parecer" un profesional, "parecer" rico... etc., como si no existiera un "yo", un corazón (esencia de la persona) que exige y grita autenticidad, que desea "ser" para construir, que busca ser feliz y no solo parecerlo.


Vivimos en una sociedad en la que todo es ficticio: que si joyas, que si vestir bien, que si yo pago y dejo claro que soy un hombre o mujer afortunado por tener mucho dinero...que si yo voy a las fiestas más super chulas.... Y todo esto es una auténtica mierda, con perdón de la expresión. La gente no se para a indagar cuáles son sus necesidades fundamentales para vivir y se va corriendo detrás de una apariencia hasta que al final es víctima de su propio autoengaño.

La sociedad en la que vivimos se basa en cómo nos ven los demás, es muy importante la mirada de los otros y por ello desde que nacemos crecemos con la idea del aparentar.
La sociedad occidental consumista y tecnificada en la que vivimos tiene un sistema de valores nunca explicitado pero muy evidente. Entre esos valores está el "tanto tienes tanto vales", todos lo reconocemos aunque nadie se atreva a compartirlos.
No me sorprendió oír a Saramago en una entrevista que estábamos viviendo la época final de una civilización. Los valores predominantes actuales no sirven para alzar el vuelo, sino sólo para ir muy a ras del suelo.

Otra de las cosas que valoramos en nuestra sociedad son las emociones fuertes, con momentos llenos de vértigo e intensidad. Por su propia naturaleza esas vivencias no pueden ni durar ni perdurar, son como explosiones. Y mientras vamos a la búsqueda desesperada de lo intenso, andamos ciegos y nos pasa desapercibido lo sencillo, lo cotidiano, los detalles, las pequeñas cosas. Para muchos de nosotros, esos días cargados de pequeños momentos, de detalles cotidianos, pasan sin darnos cuenta. La rutina desdibujan nuestros días y tal como transcurren, desaparecen.

Me costaría no disfrutar de la naturaleza y del silencio compartido, de la búsqueda de la verdad y de la justicia, de la libertad y de la solidaridad, el sol, la lluvia, el sueño....el amor. Y la amistad que contienen todas las formas de amar verdadera. Y es de esos mimbres de lo que suele estar hecha la vida. ..



5 comentarios:

Han Solo dijo...

"2y aunque nadie las nombra
si te faltan te asombras
como un rayo de luz
rompe en la oscuridad"

(Presuntos Implicados, "El Misterio De Lo Cotidiano"

Iván López dijo...

Este tipo de "actores" personas que aparentan , se transforman en engendros sociales...hasta tal punto que su vida sólo forma parte de aparentar...y eralizan actividades sólo por aparentar. La gente tiene miedo a quedarse fuera, a noser reconocida. gran culpa lo tiene esta sociedad y sus valores y así srugen las cosas. ando poco inspirado últimamente...espero que hayas tenido una buena entrada de año.

Por cierto, al foto del post...y esos tacones.... je je..apropiada para el aparentar ;-)

Han Solo dijo...

el materialismo excesivo conduce a la soledad mas absoluta

viva la vida (coldplay) dijo...

sigo diciendo que eres increible escribiendo,tienes una mente tan clara que hasta tu cerebro tiene que ser transparente,es que siempre que te leo me produces sensaciones increibles,que poderio mental.

Red. dijo...

Estoy de acuerdo con vos, todo nos lleva a actuar, a ser como se espera que seamos, siempre intentando estar a la altura, y por qué no ser como somos?

Reconozco haber caido en la trampa de la careta hasta que caí en la cuenta de que nada era real: todo armado, y empecé a ser yo. Como sea, para bien o mal. Y creo que fue para bien, sin duda alguna.

El resultado fue que se me alejaron quienes no les gustó mi faceta real; se quedaron quienes me aceptan como soy, que mejor?

Te dejo un gran beso.