miércoles, 25 de noviembre de 2009

No estoy de humor..

Si te levantas un día de mal humor, tampoco pasa nada. Somos humanos. No vivimos en un anuncio.


No solo la publicidad de nuestra sociedad consumista nos vende la felicidad comprando cualquier producto, sino que incluso muchos de los movimientos espirituales, o de crecimiento personal parece que también. Algunas de las personas expertas en estos campos parecen insinuar que si sufres es porque quieres. Y luego nos prometen que si seguimos sus consejos alcanzaremos la felicidad absoluta.

Obviamente, las terapias, las lecturas o los cursos de crecimiento personal nos pueden ayudar, y mucho, pero no interpretemos mal sus mensajes: no podemos alcanzar un tipo de felicidad constante y eludir el sufrimiento. Seria lo mismo que pensar que si seguimos todos los consejos saludables: practicar ejercicio físico regularmente, comer sano, no fumar... no vamos a morir nunca.
Si intentamos entender nuestro comportamiento basándonos en lo que nos dicen las teorías, debemos ir con mucho cuidado porque, como las teorías son simplificaciones, facilmente nuestras reacciones no encajaran y las podremos etiquetar de anormales cuando no lo son.
En este mundo que nos venden, parece que no hay cabida para las emociones negativas, para el mal humor que de vez en cuando nos asoma algunos días.

Una de las preguntas que me formulan a diario es : "esto que me pasa es normal?". La mayoría de la gente pregunta por simples emociones. Personas que transitoriamente están tristes, nerviosas, rabiosas, excitadas, obsesionadas, se inquietan pensando si eso que sienten es normal. Como si los humanos no tuviéramos dudas, inseguridades, complejos y mil emociones en todas sus variedades.

Todos ansiamos explicaciones fáciles sobre todo lo que ocurre, y en especial sobre nosotros mismos. Y además el casi imperativo "conócete a ti mismo" todavía nos anima más.
Ni todos los expertos juntos, neurólogos, psiquiatras, psicólogos, filósofos ... podrían dar una explicación a la totalidad de nuestra conducta. Así que no nos agobiemos con lo de que "no se que me pasa, estoy nervioso, triste, y no se por qué". Es muy difícil entender nuestra conducta
Nos exigimos una lógica como si hubiéramos alcanzado un estado evolutivo en el que sólo imperara la razón.

Parece que nosotros nos vemos mas racionales de lo que somos, hay muchas expresiones que nos delatan, y una de ellas es "no es lógico que ...". "No es lógico que te hayas enfadado tanto por esto", "no es lógico que este tan triste por una tontería ¿Que significa lógico?, ilógicos partiendo de que criterios?, ¿Y esos criterios quien los establece? Si ahora nos pidieran que observásemos a un grupo de neandertales y juzgáramos si sus comportamientos son lógico o no, la petición se nos antojaría bastante absurda; ¿ cómo vamos a exigir una lógica a esos seres tan poco evolucionados, tan primitivos? Y, en cambio, con nosotros mismos si que nos exigimos una lógica, como si nosotros hubiéramos alcanzado un estado evolutivo en el que sólo imperara la lógica y la razón.

Ver el mundo y a nosotros mismos en su total complejidad y ser humildes sobre nuestra propia capacidad para entender y controlar lo que nos pasa puede ser muy beneficioso porque no nos sentiríamos frustrados por no conseguir una comprensión y un control total sobre nosotros mismos. ¿A quien le gustaría vivir en el mundo feliz que creo Aldous Huxley? Según Nietzsche, "la vida sin música seria un error".

La música son emociones, así la vida sin emociones también podríamos considerarla un grave equivoco. Por tanto, no se trata de que nos resignemos a nuestra condición humana, sino de que disfrutemos de toda nuestra gama emocional.

Si mañana nos despertamos de mal humor y no sabemos por qué motivo, podemos pensar que no somos ni capaces de entender bien las lecciones básicas del "conócete a ti mismo" y que somos un fracaso porque, a pesar de nuestros esfuerzos, no sólo nos resulta imposible eliminarlo, sino que nuestra frustración lo aumenta. O bien podemos pensar que no hay nada más humano que las emociones (positivas o negativas), que la naturaleza es un complicado misterio y nosotros formamos parte de ella y que mas que pelearmos con nuestro mal humor vamos a dejarle un espacio.




sábado, 14 de noviembre de 2009

martes, 3 de noviembre de 2009

Decisiones


Dicen que tomar decisiones es un ejercicio agotador para el cerebro y nos pasamos casi todo el día ejercitando esta actividad.

Es Martes, es tarde, las decisiones elementales son a veces muy simples y a veces muy complicadas. A veces te agotan y otras estás muy agotada para tomarlas.

Siento cada opción y escucho la que más llega a mi corazón... la que siento que es adecuada. Disfruto el proceso de decidir... trazo lentamente en el lienzo de este día.. que cada pincelada me haga sentir coherente conmigo misma.

Respiro, cierro los ojos, veo imágenes mentales del objeto de mi decisión y me dejo llevar....mañana quizás lo tendré decidido...o no? El proceso es lo que cuenta, el resultado me acompañará durante muchos años y quizás ya he elegido....