lunes, 15 de junio de 2009

Formas de amar





Todos los seres humanos desean ser queridos. Pero ¿Cuántos aman realmente?.

El amor es el camino. "Cuando el sabio señala la luna, el necio mira el dedo". Proverbio chino.

Que hemos venido a este mundo a aprender amar es una verdad ascentral. La gran mayoría de los seres humanos siguen sin saber amar. Aprender eso no entra en nuestros planes de condicionamiento familiar, social, cultural, religioso, político y económico.

Como estudiantes nos hacen memorizar lo inimaginable. Luego nos preparan para ser profesionales productivos. Pero se olvidan de lo más básico. Así es como entramos en el mundo: sin saber gestionar nuestra vida emocional. Y si bien el éxito no es la base de la felicidad, ésta si es la base de cualquier éxito. Por el contrario nos hacen creer que el mundo esta lleno de gente malvada. Que no hay que confiar en los desconocidos. Que hay que tener siempre el freno de mano por lo que pueda ocurrir. Que lo importante es ocuparse de uno mismo e ir tirando. Así, el miedo, la frustración y el resentimiento van pasando de generación en generación, creando una cultura basada en la desconfianza, la resignación y la insatisfacción.

Sean ciertas o no , todas estas creencias moldean nuestra percepción del mundo e influyen en nuestra forma de relacionarnos con los demás y con nosotros mismos. Y no se trata de culpar a nadie, sino de responsabilizarnos de nuestro proceso de cambio y crecimiento. Lo que está en juego es nuestra libertad para decidir quienes podemos ser. Y aquí no hay maestros, sólo espejos donde vernos reflejados.

El reto consiste en cuestionar nuestras creencias, por más que atenten contra el núcleo de nuestra identidad. De ahí que este aprendizaje surja como una iniciativa personal, un compromiso a largo plazo en el que la conquista del verdadero amor se convierte en el camino y la meta.

Según las leyes de la evolución, todo empieza con el conocimiento. Luego viene la comprensión (experiencia personal). Sólo así es posible aceptar (dejar de reaccionar negativamente frente a lo que sucede) para poder finalmente amar. Por el camino hemos de vencer a nuestro peor enemigo: nosotros mismos. Para lograrlo es necesario ser sincero (no autoengañarnos), humildes (reconocer nuestros errores), valientes (atrevernos a enmendarlos) y perseverantes (comprometernos con nuestro proceso de aprendizaje).

El miedo (a que nos hagan daño), el apego (de perder lo que tenemos) y la ira (de no conseguir lo que deseamos) nos espera a la vuelta de la esquina. Un poco más lejos se esconde nuestra ignorancia (el desconocimiento de nuestra verdadera naturaleza), la causa última de nuestro egoísmo (tendencia antinatural que corrompe la actitud de los seres humanos), que es precisamente el que nos impide amar.

Cuando culpamos a los demás por aquello que nos ha sucedido y lo responsabilizamos de nuestro sufrimiento, podemos caer en las garras de un enemigo mucho más sutil y peligroso: el rencor. Para evitar seguir haciéndonos daño, es necesario aprender a perdonar, un acto que refleja amor y humildad, que pone fin a todo nuestro malestar. Dado que no podemos cambiar lo que nos ocurre en la vida, sí podemos modificar nuestra mirada y nuestra actitud hacia esos mismos acontecimientos para reinterpretar su significado de una forma más objetiva. Así nos dejarán un mejor sabor de boca.

Cuando uno ama no culpa, ni juzga, ni critica, ni se lamenta. Los que aman intentan dejar un poco de alegría, paz y buen humor en cada interacción con los demás, por muy breve que sea. Amar de verdad, es sinónimo de profunda sabiduría, pues implica comprender que no existe la maldad, tan sólo ignorancia e inconsciencia. La paradoja es que el amor beneficia primeramente al que ama, no al amado. Así, el amor sana y revitaliza la mente y el corazón de quien lo genera. Por eso recibimos tanto cuando damos.

Para saber si hemos aprendido amar, tan sólo hemos de echar un vistazo a nuestra forma de comportarnos con los demás. No en vano, la relación que mantenemos con todas las personas que forman parte de nuestra vida es un reflejo de la relación que estamos cultivando con nosotros mismos. Como lo expresa el filósofo Darío Lostado: "Si no te amas tú, ¿quién te amará? Si no te amas a ti, ¿a quién amarás?.

Al darnos cuenta de que lo que les hacemos a los demás nos lo hacemos a nosotros primero, tomamos conciencia de lo estrechamente unido que estamos todos los seres humanos.

Igual que los árboles ofrecen sus frutos cuando crecen en condiciones óptimas, los seres humanos emanamos amor cuando nos liberamos de todas nuestras limitaciones mentales.

8 comentarios:

Han Solo dijo...

el amor es libertad
que grande es esta cancion de Lennon

viva la vida (coldplay) dijo...

el amor nace ,crece y muere en los ojos.
hada de mi corazon es increible la facilidad que tienes para comunicar.

El hada del Sur dijo...

Gracias Han y Lorenzo,
el amor es libertad como dice Han.
Cuando amamos expresamos, comunicamos, somos nosotros mismo..
Un abrazo a los dos.

viva la vida (coldplay) dijo...

hada tu con tus comentarios nos llenas tambien de amor nos haces sentir que no estamos tan solos.
te vuelvo y te repito que tienes una facilidad pasmosa para comunicar haces los comentarios de una manera sutil y todos lo podamos entender mejor.
de veras que es increible.

Iván López dijo...

love for all people. Dos respuestas... El tema de lso judíos y el Holocausto. Siempre me ha atraído pero no sé muy bien porqué. Quizás el holocausto sea mi visión de la relfexión sobre el ser humano. Hay tantas cosas que se reflejan através y mediante de él.

Segunda...no entendí muy bien lo del freno de mano

je je..

Galileo dijo...

Hola Matilde,
Precioso texto. Integrarlo en lo más profundo sería un buen punto de partida para ser feliz. Gracias por compartir tu sabiduría. Por cierto, hay una pequeña errata en la línea 6 :-)

Saludos.

pensador difuso dijo...

Muy buen post, como siempre provocas la reflexión y contribuyes al aprendizaje y crecimiento personal. Besos

sonia dijo...

BUENISSSIMO MATY..ES LA SEGUNDA VEZ QUE LO LEO Y CREO QUE NO SERA LA ULTIMA..COMO SIEMPRE TU, ACLARANDO LAS DUDAS QUE UNO PUEDA TENER Y AYUDANDO A VER EL CAMINO CON MAS SABIDURIA Y CLARIDAD..AL MENOS EN MI CASO.
UN BESAZO.