martes, 31 de marzo de 2009

La nueva conciencia: los que buscan y los que encuentran


En todo el mundo se están produciendo acciones, actividades y foros que tienen como hilo conductor el cambio de conciencia. Es cierto que muchas personas se están convirtiendo en buscadoras de una manera diferente de estar en el mundo. Buscan lo que no han encontrado en nuestras sociedades del bienestar, lo que no deja de ser una paradoja. La supuesta felicidad que debería aportarnos vivir más tiempo y con mejor calidad de vida, acaba por convertirse en fuente de angustia. Se confirma entonces que vivimos mejor a costa de sentirnos peor.

Muchas personas, hartas del mundanal ruido que produce la nada, el vacío rellenado con parches de inmediateces, deciden emprender una búsqueda hacia el más allá. Pero tal ejercicio a menudo genera confusión y en el peor de los casos frustración. Tal vez porque el error de la búsqueda es seguir identificándose con objetos o sujetos externos. Eso significa volver a usar el mismo hábito adictivo, es decir, apegarse a las formas creyendo que con ello llegarán al fondo más profundo, a la plenitud de vida basada en la paz interior.

A mi modo de ver actualmente se puede distinguir entre los que buscan y los que encuentran. Los que buscan más allá de sus limitaciones pueden correr el riesgo de perderse. la voracidad de la búsqueda es tan grande y les da tanto sentido que lo menos importante es encontrar. Y cuando lo hacen, empiezan una nueva búsqueda. Nunca se dan por satisfechos, siempre hay algo más por descubrir, siempre hay algo más que justifique el seguir buscando. Buscan ir más allá del pensamiento y la emoción, logrando paradójicamente más pensamientos y más emociones. Buscan por todas partes sin sin darse cuenta que son ellos mismos lo que están buscando.

Los que encuentran son los que se entregan a la experiencia. Los que entienden que más que buscar, la clave es encontrar. Puede que intuyan previamente lo que buscan, aunque muchas veces logran encontrar sin habérselo propuesto. Es el fruto de vivir a fondo. De meter la narices muchas veces donde no deben. Son intuitivos y sobretodo practican el arte de conectar la información de que disponen, de conectar las diferentes experiencias de su vida.

Lo que buscas está en ti. Lo que buscas eres tú. Lo que buscas es el reencuentro con aquel que está contigo, experimentes lo que experimentes. El cambio de conciencia no proviene de hacer rehabilitaciones en tu exterior sino de un compromiso auténtico, de una experiencia de espacio interior. Si quieres cambiar el mundo, cámbiate primero a ti mismo. Esa va a ser tu inspiración para tí y para los demás. Buen viaje y felices encuentros.



No hay comentarios: