sábado, 14 de marzo de 2009

Compañia


Un gusto raro tiene la soledad, amarga como esos días amargos en que el silencio se apodera de cada una de las habitaciones, y la fría cama es un hecho inquietante que teme el peso leve del único cuerpo que la habita. Insípido, como la comida de la tarde que rápidamente desaparece y no ha palabras para describir la tristeza de esa exangüe saciedad. Los ojos fijos, dulces porque estar solo es también un bálsamo para ciertas heridas que no se quieran recordar.


Esto me hace pensar en el corto de Alex Hernádez, Compañía, con su melancólico soliloquio, su cielo opresivo y sus protagonistas inciertos.


2 comentarios:

sonia dijo...

Hola mati:
Me ha gustado el cortometraje.la soledad.se puede definir como estar solo,sentirse solo o querer estarlo no? En las canciones "la soledad" siempre es triste,porque de echo lo es,pero tiene su parte buena,¿no crees?.Sentirme sola no me gusta,se pasa muy mal y supongo que todos sentimos igual,pero si me gusta estar sola muchas veces.A mi por lo menos me ayuda a pensar.Y a encajar las cosas.Pero creo que nunca estamos solos,siempre hay alguien.En mi opinion creo que la soledad tiene su parte buena,al igual que la compañia tiene su parte mala.De echo tu me has enseñado que toda parte mala tiene su lado bueno,lo que pasa que esto es dificil de ver cuando uno se siente solo y mal.Pero hay que buscar hasta encontrar.un besazo.

Iván López dijo...

que bueno el cortometraje, destaca las sensaciones de la soledad, y lo del gato me parece magistral... mu bueno