lunes, 5 de enero de 2009

COINCIDENCIAS O CASUALIDADES


"Tantos mundos, tanto espacio, tantos siglos, tantas gente y coincidir.

Esta es la letra de una canción llamada "coincidencia", del cantautor Silvio Rodriguez y me vino a mi recordando un tema que me fascina: "Las coincidencias" y como estas marcan nuestra vida.

Hay encuentros fortuitos que parecen extrañamente orquestados por nuestro subconsciente. Se trata de ciertas coincidencias que pueden resultar reveladoras y cambiar por completo nuestra vida.

Todos hemos vivido encuentros y coincidencias determinantes en nuestra vida que parecen que han sido originadas por nuestro inconsciente. Estas coincidencias que parecen querer decirnos algo centraron buena parte del pensamiento que desarrolló el psiquiatra Carl Jung, a mediado del siglo XIX. El definió el concepto de sincronicidad: la coincidencia entre una realidad interior (subjetiva) y una realidad exterior (objetiva) que se vincula por el sentido, es decir, de manera no casual. Para Jung, las sincronicidades guardan un vinculo tan misterioso como profundo.

Partiendo de las ideas de Jung, se puede establecer ciertos criterios para diferenciar una sincronicidad autentica de lo que solamente seria una casualidad banal:


1. La coincidencia de la sincronicidad es de tipo no casual, no existe una relación causa-efecto. Esto quiere decir que el vinculo entre los acontecimientos viene dado por nosotros, por el sentido.

2. Esta coincidencia provoca un fuerte impacto emocional en la persona que la experimenta.

3. Esta coincidencia provoca transformaciones en la persona. De ahí el valor simbólico de la sincronicidad.

4. Se produce, por lo general, cuando la persona se encuentra en una situación de caos o de bloqueo
Las épocas de transición en la vida son las más proclives a crear encuentros transformadores.
En el ámbito del amor, estamos especialmente abiertos a vivir coincidencias significativas.
La sincronicidad crea encuentros, pero son nuestra imaginación y nuestra voluntad las que crearan la relación. Las personas que entran en nuestra vida de forma increíbles, ya sean por la sincronicidad, nos abren nuevas posibilidades. Sin embargo, las puertas más grandes de nuestra vida las suelen abrir aquellas personas que, necesariamente, no van a cruzarla con nosotros.
Podemos identificar tres funciones principales en las sincronicidades. En primer lugar, la de iniciar o provocar la aparición de algo nuevo que es necesario para el desarrollo de la persona. Es sabido que el cerebro está habituado a anticipar y prever lo que va a ocurrir, y esto puede provocar un funcionamiento rígido. El caos engendrado por lo imprevisto, o por las sincronicidades, lo obliga a reposicionarse; el efecto del sentido empuja al individuo a considerar "posibles". De este modo, los encuentros sincrónicos nos abre nuevos caminos y nos empuja a dejar atrás ciertos hábitos y a superarnos.
Considero que hay unos momentos determinados donde las sincronicidades son mas susceptibles de aparecer en nuestra vida como las salidas de los procesos, los periodos de fuerte actividad creadora o las situaciones de transición en la vida son los momentos más susceptibles de crear sincronicidades.
Un encuentro sincronico es una invitación a encontrarnos con lo imprevisto, a jugar con ello y preguntarnos que nos apetece hacer después de esa coincidencia increíble. Es admitir que el inconsciente sabe más que nosotros. La sincronicidad, con su capacidad de vincular el espíritu con la materia, moviliza nuestros canales que desafía las leyes de la física. Resulta una invitación a que seamos más sensibles a un sentido más profundo y necesario para nuestra transformación verdadera.

7 comentarios:

Iván López dijo...

he vivido muchisims extrañas coincidencias en mi vida y es cierto que a veces son sólo eso...coincidencias que se quedan en eso. Otras veces esas coinicidencias han creao algo a mi alrededor. gracias por tu apoyo. Me he tomado la licencia de coger una frase tuya de tu anterior post sobre la soledad para colocarla como reflexión del día en mi blog.
espero que los reyes se hayan por tado bien.

Un saludo

Edu dijo...

Segun los existencialistas, al destino se le niega con la existencia de la posibilidad.
Silvio Rodriguez es un filosofo de la guitarra que a parte de enamorar, te hace pensar.
Un Saludo.

El hada del Sur dijo...

Ivan,
me pasa siempre en mi vida que a todo le voy buscando explicaciones.
La más minima coincidencia le busco las razones y al final siempre la encuentro. Un abrazo. Matilde

El hada del Sur dijo...

Hola Eduardo:
Ante todo Feliz día de reyes. A lo largo de nuestra vida tenemos continuas coincidencias que si somos buenos observadores nos damos cuenta como estas se pusieron alli para marcar parte de nuestro destino. Un saludo. Matilde

Alberto M dijo...

No nos dirán lo real, pero avientarán la imaginación. No lo veo malo para mantener la alarma y, con ella, el aliento.
Un abrazo.

El hada del Sur dijo...

Hola Alberto,
desde luego que en estas situaciones es imprescidible utilizar la imaginación ya que de otra manera no podriamos entender que nos dicen las señales que se cruzan en nuestro camino. Para conocer a alguien has tenido que recorrer un camino largo de unas y otras coincidencias. He tenido que andar un poco para llegar a conocerte pero que bueno son las coincidencias (¿verdad?. Un abrazo guapo. Matilde

Alberto M dijo...

mu buenas, sí señora.
:)