martes, 11 de noviembre de 2008

Los amigos


Hoy leí en un estudio sobre la amistad que en la vejez, las personas mayores con buenas y variadas relaciones sociales tienen más posibilidades de aumentar su esperanza de vida que las que no tienen relaciones o sólo las tiene con sus familiares. Estas son las conclusiones a las que ha llegado un estudio realizado en la universidad de Australiana de Flinders.
La amistad surge en diferentes etapas de nuestras vidas y en diferentes grados de importancia. Y es que a lo largo de la vida vamos estableciendo numerosas relaciones interpersonales en las que volcamos nuestros afectos, de una forma más o menos intensa, dependiendo de la afinidad que sentimos por esas personas, de la intensidad y frecuencia de relación y de la reciprocidad afectiva que advertimos en ella. De forma más o menos inconsciente, damos cariño esperando que éste obtenga cierta resonancia en la persona querida, de tal modo que esta persona nos de también cariño a nosotros, lo que supone un reconocimiento, una reciprocidad y el establecimiento del vinculo afectivo como es la amistad.
El significado de la amistad y tener amigos es algo que se instaura en la infancia y estas primeras adquisiciones influyen en su desarrollo posterior. Al principio el niño se vincula con su familia más íntima (padres, hermanos...), pero poco a poco y gracias a la escuela, el niño inicia su socialización entablando lazos afectivos fuera del hogar. Descubre a otros niños de su edad, con otras características, algunas iguales y otras diferentes a él. Aprende a compartir, confiar y a querer a otras personas de su edad. Hay un doble vinculo de forma que la personalidad del niño influye claramente en el desarrollo de sus amistades y éstas, a su vez también lo hacen sobre su personalidad. En esta etapa es fundamental el aprendizaje que se hace a través de los padres, de sus amigos y de la relación que tengan con ellos.
La amistad, como las relaciones de pareja, es una relación íntima de dar y recibir. Responde a las necesidades de seguridad, aprobación de los demás, estar acompañado y sentirse comprendido y querido. La amistad además supone una forma de enriquecimiento personal, a través de ella aprendemos a dar y recibir cariño, a ser más generosos, pero además podemos aprender de las experiencias del otro, de sus conocimientos y vivencias.
A lo lago de nuestra vida encontramos amigos que nos acompañan y con ellos compartimos esa etapa, ese momento especial. Afinidades, intereses y valores pueden unirnos en ese momento.
Pensaba como a veces cuando nos peleamos con alguien a pesar de habernos llevado bien a lo largo de muchos años con esa persona, podemos volvernos intolerante y algo burros porque ya solo miramos para delante sin volver la vista atrás y sin pensar en todas las cosas buenas que hemos pasado con esa persona, lo que pudo regalarnos entonces ya que no debemos olvidar que solo su presencia durante instantes de nuestra vida, es un autentico regalito del cielo y que seguro que lo que nos dio en ese momento fue importante.
Valores importantes como la lealtad y el respeto unido a buenas dosis de tolerancia y empatia harán que nuestros compañeros, esos amigos que forman parte de nuestra vida se mantengan por mucho tiempo.
Dedico este artículos a las amigas y los amigos que han formado parte de mi vida, a los que me acompañan en este momento de mi existencia, a los amigos que murieron y me dejaron su recuerdo, a aquellas personas que me han ayudado a crecer permitiendo que a través de su relación haya mejorado como ser humano y a ese amigo nuevo en mi vida, Mariano, tu que me has servido de inspiración esta mañana.

1 comentario:

Kabare R. dijo...

gracias por su comentario
lo agradesco pero nose no encuentro
mi propia felicidad con el entorno hunmano me gusta el andar de la naturaleza es hermoso lo adoro
bastante algo inefable......


cuidate matilde muy guapa tu en tu fotografia un beso kabare muackk

ojala sigamos en contacto adouis