jueves, 20 de noviembre de 2008

LA GRATITUD


Dice un refrán popular que "De bien nacido es ser agradecido". Sin embargo las personas, tendemos a expresar con muy poca frecuencia nuestro agradecimiento. Es un valor que no parece tener cabida en la sociedad en la que vivimos, simplemente lo pasamos por alto. Aplaudimos la iniciativa, la seguridad, la autoconfianza.., cada vez nos convertimos en seres más centrados en nosotros mismos, más individuales, y vamos perdiendo los lazos que nos unen con el resto de las personas.
La gratitud es un sentimiento que nace cuando somos capaces de apreciar lo que otra persona ha hecho por nosotros. No debemos confundir gratitud con " devolver un favor"; no se trata de pagar una deuda, sino de reconocer la generosidad de los demás.
Frente al egoísmo y la vanidad, que sólo llevan a mirar hacia uno mismo, la gratitud implica mirar hacia los demás y reconocer lo bueno que hay en ellos. Agradecer es dar, compartir; a través del agradecimiento nos acercamos al otro, pues dar las gracias a alguien establece un vinculo emocional muy fuerte y enriquece la relación personal.
Muchas personas juegan un papel fundamental en nuestras vidas. Nos inspiran, nos apoyan, nos ayudan a superarnos...Ocurre con frecuencia que esperamos demasiado y la vida pasa sin que hayamos podido dar las gracias a esas personas. Aparece entonces una desagradable sensación de autorreproche que se instala en nosotros para quedarse.
Ser capaces de expresar nuestro agradecimiento a las personas que queremos, a las que nos ayudan a despertarnos cada día, a las que actúan como maestros en nuestras vidas en el momento adecuado es una virtud que debemos y podemos cultivar.
Además de expresar nuestra gratitud hacia las personas, también tenemos que hacerlo hacia el mundo en general y hacia las cosas que nos ocurren. Ciertamente la vida no es un camino fácil y podemos pasar por numerosos contratiempo; Sin embargo, también tenemos la oportunidad de vivir cosas hermosas, de mejorar, prosperar, superarnos, lograr un sueño deseado por mucho tiempo y hasta en las situaciones adversas salimos renovados y mejorados como personas. Ser consciente de las cosas buenas y poder expresar nuestro agradecimiento es un camino que hay que recorrer para ser más felices cada día.
La gratitud, además, contribuye a aumentar la satisfacción con la vida, ya que amplia los buenos recuerdos sobre el pasado. Los pensamientos negativos intensos y frecuentes sobre el pasado bloquean las emociones de felicidad y satisfacción. El resentimiento estrecha la vida, mientras que la gratitud la expande, incrementa la alegría y mejora nuestras relaciones. La gratitud es el arte de saborear la vida con agrado.
Expresar la gratitud a las personas que queremos, las que nos ayudan cada día y las cosas que la vida nos regala cada día, va a suponer una fuente de felicidad y de enriquecimiento.
No olvidemos que la gratitud une a las personas, aumenta nuestra disposición a ayudar, a ser amables, responsables y afectuosos.
Recomiendo hoy a todo aquel que lea este articulo hagan un esfuerzo por hacer ayuno de la negatividad, el egoísmo, la intolerancia, la estupidez y rescaten dosis de amabilidad, optimismo inteligente y no olviden de ser agradecidos.

No hay comentarios: