sábado, 29 de noviembre de 2008

Cuando nos aparece las adversidades y como logramos superarla


Los seres humanos somos vulnerables y estamos expuesto a ciertos acontecimientos que pueden alterarnos: una pérdida importante, una separación........Todos podemos sufrir algún contratiempo importante, una circunstancia inesperada que, según su gravedad, puede empujarnos incluso a reconsiderar muchos valores que teníamos hasta ese momento y replantearnos el sentido de nuestra vida.
Las consecuencias negativas en el plano emocional de un acontecimiento desestabilizador son conocidas por todos: profunda tristeza, desilusión, apatía...No obstante, sin restarle importancia a este tipo de vivencia, es posible no solo sobrevivir psicológicamente a la adversidad, sino incluso crecer como personas a partir de ésta.
Las experiencias adversas nos llevan en un principio a un cambio en nosotros mismos.
Un sentimiento común en muchas de las personas que se enfrentan a una situación desdichada es un aumento progresivo de la confianza en sus propias capacidades para afrontar cualquier adversidad que pueda ocurrir en el futuro. La lucha emprendida contra dicha adversidad ofrece oportunidades únicas de redireccionar la vida.
También tenemos cambios en las relaciones personales. Muchas personas a raíz de la vivencia de una situación difícil, ven fortalecido sus relaciones con los demás. En esos casos es frecuente que aparezcan pensamientos como "Ahora se quien son mis amigos y me siento mucho más cerca de ellos que antes".
También surgen cambios en la filosofía de vida y en la espiritualidad. Es el tipo de cambio más frecuente. Las desgracias tienden a sacudir de forma radical las concepciones o ideas sobre las que construimos nuestra forma de ver el mundo y tomamos conciencia del valor de las pequeñas cosas de la vida.
Una experiencia adversa es siempre negativa, pero lo que suceda a partir de ella depende de la actitud que adopte cada persona.
Es cierto que las personas somos seres vulnerables, pero también es cierto que somos increíblemente fuertes. Tenemos una sorprendente capacidad para luchar y sobreponernos a la adversidad. Ser conscientes de que el crecimiento después de una desdicha es posible abre una puerta de esperanza y optimismo a muchas personas que atraviesa situaciones dificiles.

No hay comentarios: